Nuestra tecnología en aromas para la industria alimentaria

Todos los aromas que desarrollamos, sean primarios (aromas de alimentos crudos) o secundarios (aromas de alimentos cocinados), están basados en núcleos aromáticos que obtenemos a nivel molecular con nuestra propia tecnología.

Los componentes aromáticos pueden obtenerse a partir de diversas fuentes: microbiológicas (levaduras, etc.), animales (extractos, proteínas hidrolizadas), vegetales (aceites esenciales, extractos, jugos), y mediante procesos químicos.

Las oleoresinas y los aceites esenciales pueden recuperarse mediante destilación y rectificación, lavado, presión en frío o extracción con CO2, siendo este último un procedimiento que no deja ni traza de disolvente y al tiempo que mantiene el sabor real. En la obtención de aromas naturales se utilizan también procedimientos biotecnológicos (fermentación, procedimientos enzimáticos, cultivo de células vegetales, ADN recombinante, ingeniería genética).

Los aromas sintéticos requieren, después de la selección de muestra, procedimientos como separación, concentración, fraccionado y separación (cromatografía), seguidos por la identificación (espectroscopia IR, cromatografía líquida – espectroscopia de masas, cromatografía de gases – espectroscopia de masas, resonancia magnética nuclear).

Entre las tecnologías que utilizamos cabe mencionar asimismo la biotransformación, la transformación térmica (Maillard), la encapsulación por atomización, y la destilación y concentración.