La innovación en nuestros aromas para la industria alimentaria

Notamos el sabor cuando los aromas en la comida o bebida interaccionan en la boca con las papilas gustativas.

A través de pequeñas aberturas en el epitelio de la lengua llamados poros del gusto, los alimentos disueltos en la saliva entran en contacto con los receptores del gusto que se encuentran en la parte superior de las papilas gustativas. Las células receptoras del gusto envían información a las zonas gustativas del cerebro.

Actualmente se reconocen cinco sabores primarios: dulce, salado, ácido, amargo y umami.

Por otro lado, las sensaciones olfativas (olores) las causan uno o varios compuestos químicos volatilizados, generalmente a una concentración muy baja, que se perciben mediante el sentido del olfato.

Existe un tercer componente que influye en la percepción de un alimento o bebida: la sensación de boca (mouthfeel). La sensación de boca es la sensación física que crea un alimento o bebida, ya sea en boca o una vez ingerido. Entre los descriptores comunes a la sensación de boca cabe mencionar: ligero, denso, cremoso, empalagoso, astringente, refrescante y efervescente.

Mediante el conocimiento sobre la interacción entre estos tres procesos y la búsqueda constante de tendencias en diferentes mercados junto con el departamento de marketing, nuestro equipo de investigación y desarrollo crea aromas de carácter pionero adaptables a distintas aplicaciones y que se ajustas a las necesidades solicitadas por el cliente.

Además de versátiles, las creaciones aromáticas para la industria alimentaria de Calaf Nuances también presentan la opción de ser aromas naturales con procedencia totalmente biológica